Sanitas Hospitales incorpora la hipotermia para tratar a recién nacidos afectados por falta de oxígeno

comparador de seguros de salud segurchollo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

El Hospital Sanitas La Moraleja ha incorporado a su Unidad de Neonatología un nuevo tratamiento, concretamente la hipotermia neonatal. Consistente en la reducción inducida de la temperatura del recién nacido durante un periodo de de 48 y 72 horas para disminuir el daño neurológico, se trata del único método efectivo en casos de recién nacidos afectados por una insuficiencia de oxigeno

“Hospital Sanitas La Moraleja ha incorporado la hipotermia neonatal, único tratamiento efectivo en la actualidad para disminuir el daño neurológico y mejorar la supervivencia de los recién nacidos afectados por una insuficiencia de oxígeno.

sanitas

 

 

 

La hipotermia consiste en la reducción inducida de la temperatura corporal del neonato a los 33 o 34 grados durante 48 y 72 horas. “Con el enfriamiento se reduce el metabolismo cerebral, el consumo energético y se frenan los daños neurológicos desencadenados por una falta de oxígeno”, explica el doctor José Jiménez, jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Sanitas La Moraleja. Para su aplicación, el Hospital Sanitas La Moraleja ha adquirido un equipo de enfriamiento corporal total mediante manta eléctrica.

La hipotermia debe llevarse a cabo dentro de las primeras seis horas de vida para que resulte efectiva, por lo que “incorporar esta técnica nos permite actuar con la urgencia requerida en estos casos evitando que el bebé tenga que ser trasladado a otro centro”, añade el Dr. Jiménez.

Una de las principales causas de déficit neurológico en la infancia

La falta de oxígeno al nacer sigue siendo una de las principales causas de mortalidad y discapacidad en la infancia. Esta insuficiencia afecta a todos los órganos y sistemas en diverso grado pero es en el sistema nervioso donde se produce el daño más relevante en cuanto a secuelas e índice de mortalidad.

Las complicaciones dependerán del tiempo que el bebé se haya visto privado de oxígeno y de la rapidez con la que se actúe. “Entre los síntomas que delatan que se ha producido un episodio de estas características podemos observar dificultades para respirar; lentitud del ritmo cardiaco; alteraciones en la capacidad de despertar y mantener la vigilia; falta de respuesta a los estímulos; flacidez muscular o aparición de convulsiones”, apunta el Dr. Jiménez.

La manifestación clínica más característica se engloba bajo el término encefalopatía hipóxica-isquémica que afecta aproximadamente a uno de cada 1.000 recién nacidos a término. En caso de encefalopatía moderada, el riesgo de muerte es del 10% y un 30% de los bebés que sobreviven padece déficits neurológicos permanentes. En caso de encefalopatía grave el índice de mortalidad aumenta hasta el 60% y casi todos los supervivientes padecen secuelas graves. Entre otras consecuencias, entre el 6% y el 23% de los casos de parálisis cerebral en recién nacidos son atribuibles a la encefalopatía hipóxica-isquémica.

Al aplicar la hipotermia inducida en estos pacientes se ha logrado reducir la mortalidad a un 40% y las lesiones neurológicas a un 19%. “Los resultados son prometedores ya que hasta hace unos años no existía ninguna terapia específica que mejorara el pronóstico en estos casos”, afirma el Dr. Jiménez.

De reciente aplicación en nuestro país, la terapia está disponible aún en muy pocas unidades neonatales. El Hospital Sanitas La Moraleja se convierte así en uno de los primeros hospitales privados en contar con un equipo de hipotermia neonatal.

Fuente: www.sanitas.es

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Sin opiniones

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos que también te pueden interesar