¿Se puede obviar el periodo de carencia en un seguro de salud?

por-que-deberiamos-trabajar-solo-de-lunes-a-jueves-y-descansar-3-dias
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Los seguros de salud privados son la mejor opción si deseas complementar la sanidad pública, ya sea porque prefieres acudir a la consulta del especialista médico sin pasar antes por el médico de cabecera, o bien porque deseas hacerte una determinada prueba diagnóstica sin tediosas listas de espera. Sea cual fuere el motivo, la opción es interesante si te lo puedes permitir, y si, sobretodo, el seguro de salud tiene amplias coberturas y servicios.

El “período de carencia” en los seguros de salud privados es el tiempo que ha de transcurrir entre el alta en el nuevo seguro médico y la posibilidad de solicitar la utilización de determinados servicios o coberturas, es decir, si durante ese período se diagnostica o manifiesta alguna enfermedad no estarían cubiertos los gastos sanitarios derivados de la misma.

Dicho de otra forma: un periodo de tiempo durante el cual el asegurado no tiene derecho a determinadas prestaciones que se derivan del seguro, de forma que una pase o transcurra ese periodo de carencia, podrá empezar a utilizar el seguro con absoluta y total normalidad.

  ¿Se puede obviar el periodo de carencia en un seguro de salud?

No, salvo excepciones pactadas expresamente con la compañía aseguradora, en caso de seguros colectivos por ejemplo.

El periodo de carencia comienza desde el momento en el que entra en vigor la póliza del seguro médico contratado, y suele oscilar entre los 3 meses para tratamientos médicos sencillos hasta los 12 meses para algunos tratamientos médicos complejos y pruebas diagnósticas (como quimioterapia, radioterapia, trasplantes, diagnóstico de esterilidad o infertilidad…).

No obstante, la persona sí puede tener acceso a pruebas diagnósticas sencillas (como análisis de sangre y de orina, ecografías y radiografías…), y a consultas de especialistas médicos, casi en la mayoría de los seguros de salud.

  • El objetivo de las aseguradoras al limitar el periodo de carencia es el de controlar el fraude, y evitar que un determinado cliente que haya sido diagnosticado previamente de una enfermedad grave contrate un seguro médico privado con el objetivo de acceder de manera prioritaria a tratamientos médicos complejos.
  • Sin embargo los periodos de carencia no se aplican en casos de accidentes o enfermedades de urgencia vital, las cuales hayan sobrevenido y sido diagnosticadas después de la fecha de entrada en vigor de la póliza.

Por ello, a la hora de contratar este tipo de seguros, es importante ser previsor y en caso de planificar, por ejemplo, un embarazo o una ortodoncia, contratarlo con bastante antelación o no cambiar de compañía, en caso de tener ya suscrito este tipo de seguro, y, sobre todo, leer atentamente el condicionado de la póliza ofertada.

Por tanto, es muy importante antes de suscribir un seguro médico que el tomador se asegure de que le han entregado tanto las condiciones generales como particulares de la póliza y que las mismas SE ENTIENDEN y en caso de tener duda, consultar con un especialista antes de proceder a la firma para cerciorarse de las coberturas del seguro.

Si quieres estar perfectamente informado, antes durante y después de contratar tu seguro de salud, déjanos tus datos en el siguiente formulario de contacto y nosotros te llamamos FORMULARIO DE CONTACTO

.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Sin opiniones

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *