Vivimos tiempos económicos complicados y es algo que se transmite a todos los aspectos de nuestra vida, cada céntimo cuenta y nos hemos vuelto más cautelosos a la hora de contratar cualquier servicio.
Los seguros médicos no son una excepción, y por ese motivo es tan importante conocer no sólo cuáles son las coberturas del seguro médico que vas a contratar, sino qué otros costes vas a tener que abonar y por qué conceptos.
Disponer de toda la información , es la única forma de poder tomar la decisión correcta al contratar tu seguro de salud o el de toda tu familia.
Las compañías de seguros médicos privados son conscientes de la situación de crisis actual y del impacto de sus precios tienen en los clientes, pero la asistencia sanitaria es uno de los servicios más valorados.

Los seguros con copago permiten recibir la misma calidad de servicio pagando menos prima anual, asumiendo parte del coste de las visitas. El copago es una cantidad pequeña de dinero que se introduce en algunas pólizas de salud cada vez que se usa un servicio médico privado y que se suma a la prima que se abona por la póliza, cuyo coste básico será menor que una póliza sin copago. De esta manera se puede disfrutar de los servicios privados por un coste más económico.

Quienes se decantan por un seguro médico con copago abonan la prima anual pero, además, pagan un poco más cada vez que acuden al médico. De esta forma, la póliza de salud resulta más económica y solo se paga una suma superior cuando es preciso. Sin embargo, cabe puntualizar que el copago se genera sobre los diferentes servicios o actos de una visita, y no solo por la visita en sí. Es decir, puede que acudamos al especialista y éste nos someta a dos pruebas distintas (radiografía, analítica, por ejemplo). En tal caso, en este servicio pueden computarse hasta cuatro servicios: la prestación del especialista, la realización de las dos pruebas y la visita para posterior para informar de los resultados.

El importe que hay que pagar por cada acto médico varía en función del tipo de visita, de lo que se haga en ellas, de la póliza contratada y también de la compañía con quien se contrata el seguro, así que las ventajas y desventajas son muy variables.

Además, debemos tener en cuenta que hay pólizas en las que el valor del copago es fijo (siempre se paga lo mismo por el mismo tipo de servicio) y otras en que es progresivo. En este caso el copago empieza siendo de un valor más bajo y aumenta en caso de que haya una alta frecuentación del paciente.

“Ventajas e inconvenientes de los seguros con copago

Dicho esto, las ventajas de los seguros con copago son que el valor de la prima es más bajo que si se contratara el seguro sin él, teniendo (en principio, según la póliza) derecho a los mismos servicios. Además, al visitar a los especialistas y al realizarse las pruebas pertinentes el paciente paga mucho menos de lo que pagaría si no tuviera un seguro contratado.

Por contra, pese a que el copago hace que las personas vayan al médico si de verdad lo necesitan, puede disuadir al paciente de acudir en alguna ocasión en que sería oportuno. Puede suceder también que las necesidades en el momento de la contratación sean unas y que con el paso del tiempo sean otras y el copago acabe por ser un tipo de seguro poco interesante.

En definitiva, podríamos concluir que el seguro con copago es el más recomendable para aquellas personas que quieren tener un seguro de salud a un precio asequible porque no acuden al médico con demasiada asiduidad.

Fuente: www.sanitas. es

 

Entrada anterior

Reducir el uso de analgésicos para alargar la vida

Entrada siguiente

Contratar seguros de salud con oferta

No hay comentarios, sea usted el primero en dejar uno

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *