¿De verdad merece la pena contratar un seguro medico privado?

untitled

Uno de los principales motivos que lleva a cualquier persona a contratar un seguro de salud es la saturación de los servicios sanitarios públicos así como la posibilidad de elegir especialistas. Además es evidente la diferencia entre la hospitalización pública y privada en lo que a comodidades se refiere- es verdad que eso no es todo-

A la hora de contratar un seguro médico privado debes considerar que especialistas hay en tu zona y donde están los que te interesan y mucho mas importante aún si esos especialistas trabajan para la compañía con la que deseas contratar tu seguro médico.

«La sanidad pública española goza todavía hoy de buen prestigio a nivel internacional. Aunque si se nos compara con los sistemas de salud de algunos países europeos, el Sistema Nacional de Salud puntúa a la baja. ¿Tiene sentido plantearse contratar un seguro médico privado?

Mientras que no ha faltado el dinero, hemos podido presumir de calidad sanitaria. En el momento en que hemos sido golpeados por la crisis económica, la sanidad pública española se ha deteriorado de forma notable.

Largas colas de espera, recursos limitados, errores médicos, falta de abastecimiento en medicamentos, deterioro de la medicina preventiva, disminución de la investigación médica, mayor número de errores en diagnóstico y así un largo etcétera que ha reducido la calidad asistencial.

Desde la gestión sanitaria de los hospitales, se achaca ese empeoramiento a los recortes como consecuencia de la crisis. Sin embargo otros países europeos, han sufrido el mismo ajuste en presupuesto y no se ha notado tanto en su sanidad pública.

Esto lo que pone de manifiesto, es que hay una deficiente organización y administración sanitaria. Que además se sustenta en un sistema de financiación pública poco viable. A la vista de las circunstancias, veamos algunos pros y contras de contratar un seguro médico, frente a la sanidad pública.

Para empezar, si la sanidad pública se ha deteriorado, es en gran medida por los muchos abusos y despilfarros que se han hecho del Sistema Nacional de Salud.

Hasta hace poco tiempo, se generaban listas de espera deliberadamente, para justificar la necesidad de las peonadas quirúrgicas y de consulta. Muchos empleados de los hospitales, hacían del abastecimiento hospitalario, su propio botiquín o farmacia gratuita. Existía y existe todavía una connivencia entre los laboratorios farmacéuticos y sanidad, para comprar lotes de medicamentos a cambio de jugosas «ayudas» a fondo perdido en viajes, cursos y congresos.»