5 consejos para un seguro de salud adaptado a los empleados

5 consejos para un seguro de salud adaptado a los empleados
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Alan, el primer seguro de salud 100% digital de Europa, recomienda hacer ciertas revisiones y comprobaciones para elegir un buen seguro adaptado a las necesidades de los empleados. La prevención y el seguimiento médico especializado es un beneficio muy valorado por los trabajadores, especialmente después de la pandemia.

La primera de las claves es revisar la letra pequeña y comprobar las coberturas, que en muchas ocasiones dificulta el acceso a determinados tratamientos o atenciones médicas. Además, puede parecer que todos los seguros de salud tienen las mismas coberturas, pero muchos contratos tienen una cláusula de exclusiones, por lo que es importante asegurarse bien de todas las condiciones y prestar especial atención a la letra pequeña.

También se ha demostrado el impacto que tiene el cuidado de la salud mental en el día a día de los equipos, y actualmente los trabajadores valoran especialmente que se preste atención a esto, por lo que es recomendable que el seguro cubra las sesiones y atención psicológica cuando sea necesario. Por último, es importante tener en cuenta los límites que tiene la póliza, ya que algunos seguros limitan el número de veces que se puede usar un servicio.

En segundo lugar, hay que tener en cuenta los periodos de carencias, que son los tiempos de espera que se aplican a los nuevos contratos. Están pensados para evitar determinados fraudes y abusos, pero son extremadamente engorrosos y en ocasiones generan una gran frustración al ver que hay que esperar varios meses hasta poder acceder a un determinado tratamiento con el seguro de salud.

Cada vez es más común que los seguros no dispongan de tiempo de carencia, pero es mejor comprobarlo antes de contratarlo.

La tercera clave son los precios bajos, que no garantizan que sea el seguro más barato, por lo que hay que prestar atención a los copagos. Este es uno de los puntos más sensibles a la hora de contratar un seguro. Y es que la prima mensual o el precio por asegurado es un indicador clave del coste final, pero no es el único. Algunos seguros imponen copagos, es decir, cantidades que hay que abonar por cada visita médica.

El cuarto consejo se basa en buscar sencillez y accesibilidad. A pesar de que el mundo tienda a digitalizarse, la mayoría de seguros siguen siendo gestionados de forma tradicional, con molestos documentos eternos, gestión de registro de empleados manual o contactando con tu responsable de cuenta, etc. Lo más recomendable es contratar un seguro que permita a uno mismo tener el control de la póliza y hacer todas las gestiones online.

“En el caso de Alan, cuentan con una plataforma especialmente diseñada para los gestores de las cuentas. En ella pueden registrar empleados, revisar coberturas, eliminar miembros del seguro o readaptar cualquier cosa. Además, son los propios empleados los que pueden dar de alta y baja a familiares y gestionar su seguro.

La última clave son las personas, que forman parte de las empresas son su mayor activo. Por eso, es fundamental que todos ellos se sientan cómodos con su seguro, las coberturas y los valores de las compañías con las que se asocian.

Por eso, hay que preguntarse antes de contratarlo: si es accesible, si comparte los valores de la compañía en términos, por ejemplo, de transformación tecnológica, si es simple y fácil de usar, o si ayuda a estrechar lazos entre la empresa y sus trabajadores.

 

Fuente: www.rrhhdigital.com

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Sin opiniones

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos que también te pueden interesar