El seguro de salud sigue creciendo gracias a la pandemia

El seguro de salud sigue creciendo gracias a la pandemia

El sector de seguros de salud se ha visto beneficiado con la llegada de la pandemia, y la puesta en evidencia de las carencias de la sanidad pública. Sin embargo, a pesar de este empujón, el seguro de salud llevaba ya en crecimiento desde 2011.

La sanidad privada gana terreno en la provincia de Tarragona, donde uno de cada cuatro ciudadanos tiene contratado un seguro médico. En plena pandemia de la Covid-19, donde el sistema público de salud ha mostrado sus carencias y debilidades para poder dar respuesta a una emergencia sanitaria de tal calibre, la sanidad privada ha seguido sumando clientes en nuestras comarcas, una tendencia que ha sido sostenida durante los últimos 10 años.

En diciembre de 2020, según los últimos datos facilitados por la Unión Española de Entidades Aseguradoras (Unespa), 218.049 tarraconenses tenían contratado un seguro médico, 17.000 de los cuales se dieron de alta durante ese año, el primero de la pandemia. Desde 2011, según los mismos datos facilitados por Unespa, la provincia de Tarragona ha pasado de tener contratadas 163.680 pólizas médicas (un 20,17% de la población) a las 218.049 de 2020 (un 26,7%).

Si comparamos estas cifras con las de toda Catalunya, podemos comprobar que la penetración de los seguros médicos en Tarragona está por debajo de la media catalana, donde ésta sube hasta el 31,82%, aunque por encima de la española, que es del 23%.

Con estos números en la mano se abren una serie de interrogantes que el Diari ha intentado aclarar a través de la voz de algunos expertos. ¿A qué se debe este aumento de la contratación de los seguros médicos? ¿Hasta qué punto la pandemia ha podido influir en que este incremento se consolide aún más? ¿Está preparado el sistema sanitario privado para absorber este aumento de clientes sin que vaya en detrimento de la calidad asistencial?

José Miguel Gómez, presidente de la Secció d’exercici Lliure del Col·legi de Metges de Tarragona, define la sanidad privada como «una ayuda, un complemento que se acopla a la sanidad pública. La sanidad privada está demonizada, pero es importante en el sistema de salud de este país porque se encarga de acelerar muchos procesos (consultas, pruebas, etc.) que hacen que la sanidad pública esté desbordada».

Es precisamente este último hecho lo que la pandemia ha puesto de relieve durante los últimos dos años, por eso «mucha gente que ha sufrido la obstrucción de la sanidad pública ha decidido hacerse un seguro médico. Quien puede permitirse pagarse una póliza se la paga, porque ve la sanidad privada como una solución para acelerar procesos, un complemento al acceso a la salud», comenta Gómez, quien tiene muy claro que «la sanidad privada es necesaria y creo que seguirá subiendo más en los próximos años. Los mismos pacientes te lo comentan. La gente, igual que se paga el Netflix o el gimnasio, también lo hace con un seguro médico».

Músculo empresarial

Este miembro de la junta de gobierno del Col·legi de Metges de Tarragona no cree que la sanidad privada tenga problemas para absorber el volumen creciente de negocio. Todo lo contrario. «En la mayoría de los casos hay grupos de capitales que están detrás de los grandes grupos hospitalarios privados. Creo que tienen la capacidad de absorber este aumento de la demanda. Actualmente, la empresa médica privada está preparada para dar respuesta a las necesidades de salud y si siguen aumentando las pólizas estos grupos seguirán invirtiendo para desarrollar más servicios», comenta Gómez.

Uno de los problemas que sí detecta el representante del Col·legi de Metges de Tarragona es el del auge de compañías ‘low cost’. «Aquí sí que veo una amenaza hacia la medicina privada y, sobre todo, hacia los médicos. Cada vez hay más empresas, por ejemplo telefónicas, que ofrecen consultas telefónicas privadas con un médico. Se está investigando a nivel de la Organización Médica Colegial (OMC), porque son ofertas engañosas. Se trata de un sistema de inteligencia artificial, donde la consulta telefónica se hace a través de la respuesta de un robot. Pero no se puede ofertar esto como una consulta médica de 24 horas al día, cuando es un robot».

Por último, José Miguel Gómez apuesta por la calidad asistencial de la medicina privada. «Cada compañía decide los costes de las pólizas y aquí nosotros, los médicos, no podemos entrar. Pero siempre hay que tener en cuenta la calidad asistencial, porque si ofreces una póliza casi regalada, quizás la calidad asistencial pueda ser menor».

Competitividad y accesibilidad

Por su parte, desde la Unión Española de Entidades Aseguradoras también analizan las causas de este incremento de los seguros médicos privados en España. Fuentes de Unespa recuerdan que «las necesidades de salud de una sociedad son muy extensas, mientras los recursos disponibles son limitados. Por esta razón hay que tener en cuenta que la sanidad pública y la privada no son rivales, sino que se complementan».

Estas mismas fuentes inciden en que una de las claves del éxito de los seguros médicos es que «son productos que se comercializan a precios competitivos y accesibles, la oferta disponible es amplia y plantea características diferenciales. Además permiten contar con opciones terapéuticas complementarias y acceder al especialista rápidamente».

A la hora de contextualizar la penetración de este tipo de sanidad privada durante los dos años de pandemia, desde Unespa tiene muy claro que «la contribución del sistema sanitaro privado al sistema nacional de salud se ha puesto de manifiesto durante la situación generada por la Covid-19. El sector asegurador ha facilitado el acceso a atenciones a enfermos de coronavirus. También ha sufragado pruebas diagnósticas de Covid-19 a millones de personas en España».

 

Fuente: www.diaridetarragona.com

Sin opiniones

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *