La conversación sobre salud sexual que deberías tener con tu pareja

La conversación sobre salud sexual que deberías tener con tu pareja

No se trata del tiempo que llevéis siendo pareja, sino de un ejercicio de comunicación para mejorar la relación en todos los sentidos.

Aunque a veces cueste, hablar de las necesidades sexuales de cada persona es necesario para facilitar el acercamiento en la pareja y, como consecuencia, promover la satisfacción sexual.

Los expertos de la Clínica Mayo explican que, en algunas ocasiones, “el deseo físico del cuerpo de tener sexo motiva la actividad sexual, lo que lleva a la excitación sexual y, luego, al orgasmo”.

Sin embargo, aunque eso puede ser cierto para la mayoría de los hombres, no siempre lo es para las mujeres, ya que existen diferentes factores que ayudan a muchas mujeres a sentirse excitadas y aumentan las ganas de tener sexo, así como otros factores que disminuyen ese deseo.

De este modo, para muchas mujeres, el deseo físico no es la motivación principal para tener sexo, puesto que la satisfacción sexual es diferente para cada persona.

En definitiva, estos profesionales explican que hay muchos factores que influyen en la respuesta sexual, como puede ser cómo te sientes con la pareja, contigo mismo, la salud, la educación religiosa o incluso la cultura.

Con tal de aprender a hablar sobre sexualidad con la pareja y manifestar los deseos sexuales, desde la Clínica Mayo proponen diferentes consejos, siendo el primer paso la comunicación.

Cómo hablar sobre salud sexual sin tapujos

Desde la Clínica Mayo lo dejan claro: “tu pareja no puede leer tu mente”. Por tanto, compartir los pensamientos y las expectativas que cada uno tiene sobre sus experiencias sexuales, ayuda a conseguir un mayor disfrute sexual.

Así, con tal de ganar comunicación y confianza, los expertos proponen los siguientes consejos:

  • Admitir la incomodidad: es importante abrirse y hablar sobre las preocupaciones, pidiéndole a tu pareja que también se abra en la conversación.
  • Comenzar a hablar: hablar te ayudará a aumentar la confianza y el nivel de comodidad.
  • Establecer un límite de tiempo: que no se convierta en una charla larga. Piensa cuánto tiempo quieres dedicarle al tema para que te resulte más fácil abrirte.
  • Hablar regularmente de ello.
  • Utilizar un libro o una película: invita a tu pareja a leer un libro o ver una película sobre la salud sexual de la mujer, donde se aborden tus preguntas e inquietudes.

¿Qué se debe tener en cuenta al hablar sobre salud sexual?

Una vez has empezado a hablar sobre tu salud sexual, es importante tener en cuenta tus necesidades sexuales, siempre siendo específico.

Es por ello que los expertos de la Clínica Mayo recomiendan, en primer lugar, hablar del tiempo. Para ello puedes hacerte las siguientes preguntas: ¿Reservas suficiente tiempo para la intimidad sexual? ¿Cómo puedes hacer que la intimidad sexual sea una prioridad? ¿Cómo tú y tu pareja pueden apoyarse mutuamente para generar tiempo y energía para el sexo?

En segundo lugar, es recomendable hablar de la relación, tratando las dificultades que puedan estar interviniendo en el sexo y definiendo de qué forma se pueden abordar.

Además, también se debe hablar sobre el romance, compartiendo la definición para cada persona de la pareja sobre el romance.

Por consiguiente, es importante hablar de placer y considerar qué le da disfrute individual y mutuo a cada persona de la pareja, abriéndose a escuchar las peticiones de la otra persona.

Por último, si se da el caso, hay que hablar sobre la rutina. ¿El sexo se ha vuelto demasiado rutinario o predecible? Si es así, hay que comenzar a identificar qué hacer para cambiarlo.

Las necesidades sexuales son diferentes para cada persona y para cada circunstancia, puesto que hay muchos factores que pueden afectar al apetito sexual de alguien, como pueden ser el estrés, una enfermedad, el envejecimiento o los compromisos familiares, por ejemplo.

Así, las diferencias en el deseo sexual entre los miembros de la pareja pueden provocar sentimientos de aislamiento, frustración, rechazo o resentimiento. Por ello, siempre es importante hablar con la pareja sobre tus necesidades de intimidad y las diferencias en el deseo sexual.

Una vez establecida la comunicación y aplicado el cambio, si el problema persiste, desde la Clínica Mayo recomiendan acudir a un médico o terapeuta sexual para que os ayude a gestionar el problema y encontrar una solución.

 

Fuente: www.mundodeportivo.com

Sin opiniones

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *