La historia clínica universal podría ser una gran herramienta

La historia clínica universal podría ser una gran herramienta

Dentro de todo lo relacionado con la salud, el tiempo es un bien preciado ante lo cual la eficiencia es clave. Para ello, la historia clínica universal podría ser una gran herramienta para coordinar el trabajo entre sanidad pública y privada.

Uno de los baluartes de la sanidad privada española es la historia clínica interoperable. Un proyecto que han puesto en marcha desde el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS) y que cuenta con los apoyos de muchas aseguradoras. Por ello, Luis Iglesias, subdirector general de Ramos Personales de Segurcaixa Adeslas, ha definido esta iniciativa como «un paso de gigante por la eficiencia de la prestación sanitaria».

«El sector sanitario está dentro de una espiral de costes crecientes, no solo por la subida de la inflación, sino por su propia naturaleza. Por lo tanto, cualquier idea que sirva para dotar de eficiencia beneficia a todos», ha señalado en el encuentro digital ‘Aportación del seguro de salud ante los retos del siglo XXI’, donde ha charlado con Marta Villanueva, directora general de IDIS.

En este mismo sentido, ha subrayado que esta historia compartida servirá para acabar con muchas pruebas «redundantes» que se dan en el sistema y, sobre todo, para acceder desde cualquier lugar a esta información y dársela a los sanitarios correspondientes. «Tenemos que trabajar también en informar al paciente sobre cuáles son sus derechos y que sepa que la historia clínica es suya y debe tenerla a su disposición para poder compartirla con los profesionales», ha indicado Iglesias.

La pandemia ha dado un empujón al seguro privado

Por otro lado, Villanueva e Iglesias han reflexionado sobre el impulso que ha supuesto la pandemia del Covid-19 para el seguro privado. Actualmente, las arcas públicas «se descargan» entre 5.000 y 9.000 millones de euros por el uso de la sanidad privada, tal y como ha apuntado el subdirector general de Ramos Personales de Segurcaixa Adeslas

«A raíz de la pandemia se ha ido incrementando de manera más notable el número de personas que se aseguran en la sanidad privada. Hay 11,5 millones de personas que tienen seguro de salud, y casi dos millones son de mutualismo administrativo«, ha concretado Iglesias, que ha añadido que la sanidad privada es un «gran inversor en tecnología» y de ahí que tenga un papel importante en la transformación del sistema sanitario. «La tecnología nos ayuda a acercar la prestación al asegurado, es decir, facilita la asistencia sanitaria», ha indicado.

Sin duda, la pandemia marcó un ‘antes y un después’ en la prestación sanitaria y, para la privada, supuso «dar un paso adelante» para salir de esta situación de la mano de todos. «El sector asegurador se puso en valor y el propio ciudadano lo reconoció», ha asegurado Iglesias. Sin embargo, a pesar de que la privada «se normalizó y se convirtió en parte del sistema durante la pandemia», Villanueva ha afirmado que esto debe mantenerse de forma regular. «La sociedad civil nos tiene integrados y, por ello, pide colaboración público-privada«, ha valorado.

Prevención y promoción de la salud

Otro de los cambios que ha llegado tras esta crisis sanitaria ha sido la transformación del concepto de salud y el consecuente impulso de la prevención y la promoción de la vida saludable.

«El sector sanitario ha demostrado que la prevención y promoción de la salud son claves porque nos ayudan a diagnosticar de manera más efectiva y a mejorar nuestra calidad de vida. Por ejemplo, en Adeslas tenemos una plataforma dedicada a ello», ha expuesto Iglesias.

Por último, como futuros retos, Iglesias ha remarcado los resultados en salud, para hacer «seguimiento de todos los programas» y crear una asistencia sanitaria basada en valor y caracterizada por ser eficiente, segura y ágil.

 

Fuente: www.redaccionmedica.com

Sin opiniones

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *