La salud ocupa el primer puesto de las preocupaciones sociales

La salud ocupa el primer puesto de las preocupaciones sociales

Las secuelas sociales por la crisis sanitaria del covid han colocado en primer puesto, más aún si cabe, la preocupación por la salud, lo que ha impulsado la contratación de seguros de salud y ha incrementado el interés en éstos.

Resulta casi un cliché seguir hablando del crecimiento que, desde hace años, la sanidad privada está experimentando en España. Sin embargo, y aunque es cierto que dicho crecimiento se ha consolidado y ratificado durante los años de pandemia, merece la pena hacer justicia al resto de factores que están detrás de esta creciente demanda.

Si bien Unespa cuantificó un aumento del 4,4% de asegurados con una póliza de salud durante 2020, dato que siguió en alza hasta llegar a los 11,55 millones de asegurados en 2021 según el análisis de situación de la Fundación Idis (año en el que Andalucía aparece como la tercera autonomía en número de asegurados con Málaga a la cabeza, que alcanzó los 26,8% de asegurados a finales de 2020), esta tendencia ascendente contaba ya con varios años de evolución.

Ante tal situación, queda preguntarse qué hay detrás de esta alza de la sanidad privada más allá del Covid-19. Para adentrarnos en los engranajes de este aumento de demanda de cobertura sanitaria privada, contamos con el asesoramiento de Previsión Médica, aseguradora malagueña desde hace más de 65 años, quienes han experimentado de primera mano estas variaciones en el mercado de los seguros de salud.

El aumento de contratación de seguros médicos en España se lleva constatando desde hace más de 10 años, y no se puede reducir a una situación reciente e inesperada pero que, sin embargo, no deja de ser un factor para seguir augurando un mantenimiento del aumento de la demanda de seguros privados debido a su efecto en el otro ala de la sanidad española: la atención pública. Pues, si algo ha logrado la pandemia para con la sanidad pública, es ofrecer una atención más lenta, menos personalizada, y un ahogamiento y falta de recursos insostenible.

Esta situación que venimos arrastrando desde hace décadas en nuestro país, choca con la atención prácticamente inmediata y con centros y profesionales a demanda que ofrece la cobertura privada. Por ejemplo, sólo en Málaga y Córdoba, los asegurados con Previsión Médica cuentan con más de 15 centros hospitalarios en los que pueden ser atendidos por más de 2.000 profesionales, lo que supone un valor clave en seguridad y tranquilidad para quien posee una póliza de salud.

Por otro lado, la disponibilidad de recursos también se proyecta en el plano diagnóstico y tecnológico. Los seguros médicos garantizan la disponibilidad de maquinaria con la que realizar pruebas de cualquier índole, hasta el punto de que la mayor parte de equipos de resonancia magnética en España (52%) están en manos de centros privados, tal como apunta el informe de la Fundación Idis en 2021.

Este valor seguro por la tecnología de vanguardia hace de los seguros médicos otro motivo fundamental por el que los seguros no dejan de aumentar su demanda, ofreciendo a sus asegurados las mejores opciones diagnósticas y tratamientos.

Otro factor muchas veces invisibilizado del aumento de la demanda de pólizas de salud, es el cada vez mayor número de empresas que deciden incluir un seguro médico como pago en especie para sus empleados.

Esta opción se está popularizando cada vez más, no sólo por los beneficios fiscales que ofrece a las propias organizaciones, sino porque este beneficio social se posiciona cada vez más como una fuente de atracción de talento hacia las empresas. Otra muestra más del creciente valor que la sanidad privada está alcanzando en nuestro país.

Por último, no debemos olvidar que compañías como Previsión Médica no dejan de evolucionar, renovarse, reinventarse y ofrecer pólizas cada vez más variadas y adaptadas a las necesidades de los distintos tipos de pacientes del presente. Esta adaptación es, además de asistencial, económica, buscando competir en el mercado de las pólizas de salud con seguros médicos de calidad a precios asequibles para empresas y particulares.

Entonces, tenemos aseguradoras dinámicas, que no dejan de diseñar productos más personalizados, optimizar sus vías de atención y crear estrategias para mejorar su calidad asistencial, frente al inmovilismo, lentitud y abandono de una atención sanitaria pública saturada.

Con la exposición de este panorama, no sólo se comprende con mayores elementos de juicio por qué las pólizas de salud no dejaban de aumentar su valor ya antes de la Covid-19, sino cómo esta tendencia al alza en la demanda de seguros médicos no augura más que una clara consolidación durante los próximos años.

Fuente: www.elespanol.com

Sin opiniones

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *