La sanidad pública por detrás de la privada en la carrera de la telemedicina

La sanidad pública por detrás de la privada en la carrera de la telemedicina

Desde que el covid limitó la actividad normal en el sector sanitario, la telemedicina ha cobrado una mayor importancia. Sin embargo, en la sanidad privada se hacía uso de esta herramienta desde hacía ya cinco años. 

El covid ha hecho que muchos profesionales de salud adopten la tecnología digital como complemento a su trabajo diario y su labor como prescriptores digitales de confianza acaba de empezar. Según ha explicado a Redacción Médica el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS), la sanidad privada ya venía utilizando la telemedicina como “consulta reglada”  en similares condiciones que en una presencial, si bien, cada grupo hospitalario privado la ha empezado a utilizar en diferentes momentos y en múltiples formas. 

Asimismo, ha añadido que en el estudio sobre Experiencia del Paciente Digital impulsado desde la Fundación IDIS se ha constatado que un 89 por ciento de pacientes contempla la salud como «algo presencial y digital». «Y que cuanto más digitales son los pacientes, más monitorizan su salud, más tienen consultas a distancia y más sienten que su salud mejora. En definitiva, que los pacientes digitales son los que más se cuidan y los que más satisfechos están».

Por tanto, no cabe duda de que los centros sanitarios ya ven las nuevas tecnologías como una oportunidad de avance. De hecho, las comunidades autónomas están empezando a implantar de forma generalizada las teleconsultas. Muestra de ello ha sido recientemente la Comunidad de Madrid, que anunció que ponía en marcha la telemedicina en centros públicos a partir del próximo mes de diciembre en disciplinas como la Dermatología.

Telemedicina en la sanidad privada

Un anuncio que ‘choca’ con la sanidad privada, que lleva años realizando este tipo de consultas digitales. Por ejemplo, HM Hospitales trabaja en telemedicina desde 2015, momento en el que inició de manera coordinada con alguna aseguradora un proyecto piloto en este sentido. Y en 2018 se convirtió en uno de los ejes estratégicos a desarrollar en el Plan de Transformación Digital del grupo hospitalario, según explica a Redacción Médica Alberto Estirado, director de Sistemas de Información y Transformación Digital de HM Hospitales.

Añade que en 2019 la cantidad de videoconsultas y teleconsultas era «anecdótica», pero con la llegada del Covid-19 se disparó su uso llegando a 20.000 mensuales. En la actualidad, el número de este tipo de actuaciones ha bajado a 12.000 mensuales, pero su uso se ha consolidado. Otro de los ámbitos de actuación en el campo de la telemedicina y puesta en marcha además en tiempo récord por la pandemia ha sido la receta electrónica privada. «Por poner un ejemplo, en noviembre de 2021 en el grupo se emitieron 88.526 recetas de las que 43.568 fueron electrónicas», apunta Estirado.

Sanitas es otro de los grupos hospitalarios privados que también puso en marcha las vídeoconsultas hace pocos años “con resultados muy buenos”, tal y como explica a este medio. De hecho, tras años de consultas digitales han creado un modelo de asistencia sanitaria que ha evolucionado durante este tiempo y que ha llegado a integrar distintos aspectos, como la inteligencia artificial. 

Así como Asisa, que trabaja desde hace tiempo en diferentes proyectos de telemedicina y, desde abril de 2020, los asegurados tienen acceso a una plataforma de telemedicina que incluye videoconsultas. Según explica el grupo hospitalario, la pandemia “ha potenciado tanto la oferta como el uso de la telemedicina y cada vez más pacientes la utilizan, especialmente para hacer seguimiento de sus tratamientos. En este sentido, Asisa entiende que la telemedicina es un complemento muy útil a la atención presencial, que es insustituible y el acto central de la relación médico-paciente”.

Respecto a la incorporación de la telemedicina a la sanidad pública, manifiesta que es una iniciativa que permitirá mejorar la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS) y supone “una oportunidad de colaboración público-privada”. “Las compañías tenemos una importante experiencia en el desarrollo de este tipo de proyectos que puede ser muy útil para las administraciones públicas”.

 

Fuente: www.redaccionmedica.com

Sin opiniones

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *