Las ventajas de tener un seguro de salud privado, están claras y se pueden agrupar en dos, no hay listas de espera, y comodidad, en el sentido amplio de la palabra y para todos los servicios que se ofrecen. A la hora de hablar de -por llamarlo de alguna forma-inconvenientes, podríamos decir que tienen una edad límite de contratación y que no cubren pre-existencias.

Cosas que quizás no sabías del seguro de salud

Las ventajas de tener un seguro de asistencia sanitaria son cada vez mayores pero también hay que leer con atención las exclusiones

 Uno puede preguntarse… ¿para qué necesito un seguro de asistencia sanitaria –seguro de salud para los amigos– teniendo uno de los mejores sistemas sanitarios públicos del mundo? Nos hemos hecho la misma pregunta y la verdad es que hemos encontrado bastantes ventajas, pero también más de una reserva, que quizás, por ser parte de la letra pequeña, no todo el mundo conoce.

Entre las primeras, una que se ha agudizado en el contexto de crisis económica vivida en la última década: menos lista de espera. Los recortes en sanidad y la sobreutilización de los recursos humanos han tenido sus efectos en la saturación de las urgencias, las consultas médicas y la programación de intervenciones quirúrgicas.

El plus de intimidad y comodidad (los acompañantes suelen tener cama en la mayoría de centros hospitalarios privados), una mayor flexibilidad de horarios para pedir cita y no tener que faltar al trabajo, la libertad de elegir centro y médico, la posibilidad de pedir una segunda opinión, la garantía de atención médica en el extranjero, el hecho de poder ir al especialista sin pasar por el médico de cabecera… Son algunas de las ventajas que hacen que muchos españoles opten por tener una cobertura adicional de la sanidad privada. Además, en muchas compañías ofrecen tratamientos no cubiertos por la sanidad pública, como los odontológicos, y programas preventivos, como el de detección temprana de algunas enfermedades con incidencia hereditaria.

También hay que tener en cuenta que los seguros médicos han incorporado las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías, apostando por el concepto e-health. Así, por ejemplo, puedes escoger médico a través de la página web de la compañía, pedir cita desde la app del móvil, recibir un informe médico o la receta del medicamento por correo electrónico e incluso ser visitado por tu doctor a través de videoconferencia. Mención especial merecen las numerosas apps gratuitas o de pago dedicadas a mejorar el estado de salud. La más exitosa en España, por ejemplo, es Quiero Cuidarme, de la aseguradora DKV, que en sólo ocho meses acumula 160.000 descargas, lo que confirma el interés creciente por cuidar nuestra salud.

Los peros…

El interés por el seguro de salud crece año a año. Ahora bien, hay que leer con atención las cláusulas de exclusión del contrato antes de firmarlo porque podríamos llevarnos alguna sorpresa. Por ejemplo, en no pocas compañías se excluyen los tratamientos por alcoholismo y otras adicciones, los daños sufridos en actos criminales o desastres naturales, las operaciones estéticas, los trastornos psicológicos, las interrupciones voluntarias del embarazo, los tratamientos por infección del VIH y los daños por la práctica de deportes de riesgo o por accidentes de trabajo.

Además, también hay que tener en cuenta que algunas aseguradoras ponen un tope máximo de edad para la contratación del seguro (oscila entre los 65 y los 75 años) y que casi ninguna cubre los tratamientos o pruebas para enfermedades preexistentes a la firma del contrato, que deben ser declaradas previamente.

Otro aspecto a valorar antes de escoger un seguro es que en algunas compañías exigen que les solicites autorización para la realización de pruebas y la acompañes de informe médico motivado (el tipo de pruebas que requieren autorización previa depende de cada compañía).

Asimismo, conviene saber con antelación a la contratación cuál es el período de carencia, es decir, el tiempo que deberás esperar antes de poder utilizar los servicios de tu seguro médico. Y cuando los uses… ¿será todo gratis? Ésta es una pregunta importante porque algunas pólizas de salud son de copago, un sistema que permite pagar menos de prima (compensando lo que pagas cada vez que usas la tarjeta de la mutua) y que fomenta la utilización responsable de los servicios médicos.

Como siempre recomendamos, para entender bien la letra pequeña lo mejor es consultar con un profesional del sector, que podrá recomendarnos la póliza más adecuada a nuestras necesidades y nos explicará con detalle qué exclusiones tiene.

Fuente:www.tiemposeguro.com

Comparador de seguros médicos

Nº Personas que quieres asegurar
Por favor, ahora completa sus fechas de nacimiento
Móvil (Enviamos resultados en un SMS)
Nota legal, nunca cederemos tus datos Solo usamos estos datos para calcular el precio del seguro, nunca te enviaremos SPAM

Todos los campos son obligatorios

Buscando el mejor precio en tu seguro de salud

Segunda consulta médica gratis con la contratación de cualquier seguro médico

También te interesará esto

Entrada anterior

Los efectos de la comida en nuestra salud

Entrada siguiente

Edulcorantes Vs. Hipertensión

No hay comentarios, sea usted el primero en dejar uno

Deja aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *