Más del 50% de las paradas cardiacas en España suceden en el hogar

parada cardiaca

La Fundación Mapfre, en colaboración con el Consejo Español de Resucitación Cardiopulmonar, ha presentado un informe titulado «Registro español de parada cardíaca extrahospitalaria 2022». Este informe resalta una estadística alarmante: el 60% de las paradas cardiacas en España ocurren en el hogar, mientras que solo el 15% de ellas tienen lugar en presencia de servicios de emergencia. Estos datos subrayan la importancia de la formación en resucitación cardiopulmonar desde edades tempranas, lo que puede ser crucial para salvar vidas en estas situaciones críticas.

Este proceso es más común en hombres, representando el 71% de los casos, y la edad promedio en la que ocurre es de 63 años. Solo el 2% de los pacientes afectados son menores de 16 años.

El informe también destaca la falta de conocimiento generalizado sobre la reanimación cardiopulmonar (RCP). Solo en 4 de cada 10 casos de parada cardiaca, los testigos recurren a maniobras de RCP, y en 1 de cada 3 de estos casos, lo hacen con la ayuda telefónica de centros de coordinación. Los servicios de emergencia médica logran recuperar el pulso y trasladar al hospital al 31% de los pacientes que experimentan paro cardiaco fuera del entorno hospitalario en España. Sin embargo, España se encuentra por debajo de la media europea en términos de actuación por parte de los testigos en situaciones de emergencia de este tipo.

Los expertos señalan que cada minuto que pasa desde que se produce una parada cardiaca representa una disminución del 10% en la probabilidad de supervivencia. Además, la probabilidad de sufrir daño cerebral aumenta si la parada dura más de 5 minutos sin intervención.

El informe también resalta que en 6 de cada 10 llamadas a los servicios de emergencias sanitarias, el paciente estaba inconsciente. No obstante, existen otras razones de llamada relevantes en este tipo de casos, como el dolor torácico.

El doctor Fernando Rosell, investigador principal del informe, enfatiza que «una RCP básica triplica la posibilidad de supervivencia del paciente», subrayando que esta cifra podría ser aún mayor si los pacientes llegaran en mejores condiciones. Antonio Guzmán, director de Promoción de la Salud de Fundación Mapfre, destaca que «experiencias en otros países han demostrado que cuanto más ciudadanos sepan cómo responder ante una parada cardiaca y cuantos más desfibriladores de acceso público estén disponibles, mejores serán las tasas de supervivencia en caso de paro cardiaco».

Deja aquí tu comentario pregunta o respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *